Reflexiones rápidas (a la par que tontas)

10 09 2010

Parece un hecho extendido que los personajes ficticios que ya están muertos no se alimentan de lo mismo que nosotros. Por ser monstruos, nuestra imaginación les priva de un buen cocido, una pizza de bacon o un simple huevo frito, y los pobres quedan condenados a vivir a base de escarabajos triturados, mucosa de calamar africano o pestañas de elefante macho aderezadas con caspa de ñu leproso. Y, si en algún momento se han de acercar a la comida humana, esta siempre estará podrida e infestada de gusanos, moho y demás.

Pero, ahora yo digo: están muertos. No pueden morir, así que no tienen por qué atenerse a una “dieta sana”. ¿Quién sabe? Quizá la rata de cloaca sobre cama de cianuro servida en envase de contención química sea una verdadera delicia. Por el bien de mi salud mental, que alguien me diga que la reflexión es, cuando menos, lícita. Porque pienso seguir plasmando más de este estilo 🙂


Acciones

Información

2 responses

10 09 2010
Lo

Acabo de comerme unas costillitas al horno con patatas. Déjame que te diga que tengo mis dudas sobre que la rata cianúrica esté más rica que mis costillitas horneaditas, llámame escéptica jeje Supongo que lícito es, te lo concedo jeje

10 09 2010
Rubén

Aaaah, lo maravilloso de todo esto es que nunca lo sabremos 🙂 pero no dudo de la exquisitez que suponen tus costillas, en ningún momento 😉 a ver si se tercia la ocasión y las puedo probar alguna vez, ¿eh? ¡Gracias, Lo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: